COLOMBIA INAUGURA NUEVO CENTRO DE REHABILITACIÓN "HÉROES DEL PARAMILLO"

Dario López
Dario López Colaborador Role_EMC
Colaborador, EMC
Subteniente
bTl65YQ.jpg
(Americamilitar.com) DLOPEZ - El coronel José Benjamín Contreras, dialoga con el cabo segundo Fabián Leonardo Solano (rojo) y el soldado profesional, Abraham Argumedo (de azul). estos dos solados ya cursan estudios de educación superior, quienes en el cumplimiento de su deber sufrieron amputaciones de sus extremidades inferiores, por las temibles minas antipersona.

Y es que la felicidad para estos dos militares no es en vano, pues parte de su proceso de recuperación lo vivirán en este nuevo centro que fue construido con una moderna arquitectura, novedosas y confortables instalaciones en las cuales podrán descansar, pasar por las terapias de recuperación y recibir capacitación laboral.


Héroes del Paramillo

El coronel José Benjamín Contreras Calderón, médico cirujano con especialidad en ortopedia y traumatología, es el director de este nuevo centro y explicó de dónde viene el nombre que se le puso.

"El nombre del centro de rehabilitación Héroes del Paramillo nace de la zona donde está la fuerza de tarea, en el Nudo de Paramillo, porque allí es donde ha caído gran parte del personal militar amputado por minas, de la jurisdicción de la Séptima División del Ejército", explicó.

En la construcción de este centro se invirtieron recursos por un total de 10.500 millones de pesos, que provienen de aportes del Ministerio de Defensa, del Ejército, de autoridades departamentales y municipales, de empresas y de ciudadanos antioqueños.

El coronel Contreras señaló que los cinco pisos del Centro tienen la capacidad de atender a 183 militares heridos en combate, por medio de 10 personas de servicio asistencial, entra las que se destacan médicos, fisioterapeutas, sicólogos, un terapeuta ocupacional, una auxiliar de enfermería y una trabajadora social.

"Son cinco pisos, en el quinto, cuarto y tercer piso están ubicados los alojamientos para los soldados heridos, cada uno con sus servicios sanitarios para el personal discapacitado. En el segundo piso se maneja todo lo de rehabilitación funcional, y en el primer piso están los salones donde los militares reciben capacitación", sostuvo el coronel Contreras.

El alto oficial destacó que "el centro está dirigido a atender solamente grupos de personal amputado y personal fracturado o de ortopedia herido por mina", y agregó que la rehabilitación no solo es funcional sino integral, "es decir, el personal se rehabilita en la patología que tenga pero también se capacita y se entrena para que sea útil a la sociedad".

Y es que esta es la novedad de este nuevo centro de rehabilitación, pues ya tiene convenios con el Sena y universidades privadas antioqueñas, para capacitar a los soldados heridos y en proceso de rehabilitación.

"Tenemos convenios en la parte de capacitación principalmente con el Sena, con algunas universidades, en áreas como técnico en sistemas, contac center, cursos de primaria y bachillerato, 'chef' de cocina, panadería y repostería", entre otros, anunció el oficial.

Adicionalmente, y como incentivo a esa parte de rehabilitación funcional, el coronel manifestó que se contará con el programa deportivo, en el cual los soldados podrán realizar actividades subacuáticas, de equinoterapia, volibol sentado para discapacitados, "somos tercer puesto en el nivel nacional", y todo esto supervisado y controlado con apoyo del Inder Antioquia.

"El Inder nos apoya con infraestructura, la villa olímpica, el estadio; la la equinoterapìa se realiza en el El Poblado, gracias a una oficial de la reserva que nos ayuda, ya que esta actividad con los caballos nos mejora el trabajo de equilibrio de los amputados", indicó.

Para este médico ortopedista con más de 15 años en la vida militar, este centro de rehabilitación "es un gran regalo que nos da el señor Presidente a todo el Ejército, porque este centro va a ser un lugar de referencia para todos los amputados y fracturados por minas, de toda Colombia", aseveró.

No en vano destaca que actualmente un suboficial del ejército y un soldado profesional que utilizarán estas nuevas instalaciones, están ya en la universidad estudiando Ingeniería Aeronáutica.

El sueño cumplido de estudiar en la universidad

En julio de 2012 el cabo segundo Fabio Leonardo Solano Ríos pisó una mina antipersona y perdió una de sus extremidades inferiores, pero esto no fue impedimento para cumplir el sueño que siempre tuvo desde su adolescencia: ingresar a la universidad.

El cabo Solano proviene de una humilde familia campesina de San Vicente de Chucurí, Santander. Está felizmente casado y tiene una niña de dos años y medio de edad llamada Mariana.

Actualmente cursa segundo semestre de Ingeniería Aeronáutica en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín,

"A partir del accidente me cambió la vida ciento por ciento, pero también busqué mejorar, y gracias a mi Ejército y el apoyo del Gobierno estoy estudiando en la universidad", sostuvo.

Y agregó: "el semestre está en un promedio de más de seis millones de pesos pero no pago nada porque estoy becado por la Fundación Saldarriaga Concha, el Icetex y el Ministerio de Educación".

Su cara y semblante cambian cuando se le pregunta sobre su interés por adelantar estudios superiores.

"Me nació estudiar desde antes de caer en la mina, pues siempre soñaba con pagarme los estudios. Luego caí en la mina y no desfallecí, pensé estudiar con lo que me dieran de indemnización", relató.

Agrega que "luego, en el proceso de recuperación el sicólogo me explicó el proceso para ingresar a la educación superior. Me habló de la Fundación, luego vino un estudio de capacidades cognitivas para estudiar, y ahí ya una doctora de la fundación me ayudó y asesoró, luego vino el apoyo de Acción Social del Ejército, luego vino el proceso con el Icetex y el Ministerio de Educación, y entré".

Resalta que escogió Ingeniería Aeronáutica, porque desde pequeño le ha gustado, y porque es una carrera que poca gente en Colombia estudia.

"Yo llevaba 10 años sin estudiar y al llegar a la universidad a ver pura matemática, puros números me ha tocado trasnochar y dedicarme completamente a estudiar todas esas fórmulas y problemas matemáticos. En clase cualquier duda la anoto y luego llego a la casa a buscar en internet para aprender".

"Para mi estar en la universidad es un progreso, yo vengo de una familia humilde, luego con un gran sacrificio entré a la escuela de suboficiales de mi Ejército, me tocó lucharla para entrar a la escuela, fue un reto. Actualmente, todo lo que tengo es gracias a mi ejército que hoy está de cumpleaños", comenta.

Al preguntársele sobre el nuevo centro de rehabilitación dijo que "uno herido necesita mucha atención y este nuevo centro que se inaugura hoy tiene todas las herramientas que uno necesita para superarse, tanto para la recuperación, como para seguir la vida. Este centro es muy cómodo, bonito y elegante, a la altura de uno como militar".

Agradezco a mi Ejército

El soldado profesional Abraham Antonio Argumedo Oviedo es de Planeta Rica, Córdoba, lleva cinco años en el ejército y hace dos cayó en una mina antipersona en la zona de Mutatá, Antioquia. Es casado y tiene dos hijos, Valentina y Tomás, de cuatro y tres años, respectivamente.

"Sufrí mi afectación en agosto de 2011. Después del accidente llegué a cirugías, recuperación en el hospital. Hice una excelente recuperación, luego pasé al sicólogo, salud ocupacional, terapias, y una excelente recuperación", narró.

Argumedo se enteró de que podía estudiar en la universidad cuando estaba en el hospital en su proceso de recuperación, por medio de un suboficial que le dijo: "lanza tranquilo relájese que tiene una oportunidad de estudiar".

"Empecé a indagar, a preguntar, y escogí Ingeniería Aeronáutica, porque desde niño tengo afición por los aviones y helicópteros. Luego de mi proceso de recuperación decidí estudiar y me cambió la vida, fue un giro total. En el momento del accidente fue mucho el dolor pero el apoyo de mi esposa fue fundamental", sostuvo.

Afirmó que en todo este proceso el apoyo del Ejército ha sido algo fundamental.

"Este proceso de apoyo de mi Ejército para que yo estudie es algo maravilloso, es algo que empecé desde el mismo momento que caí en la mina. Le agradezco a los funcionarios de Acción Social del Ejército, su apoyo es fundamental", afirmó.

Este momento de mi vida estoy muy feliz, estar en la universidad, es una experiencia inolvidable, no lo esperaba, es como un giro grande en mi vida. Es algo inesperado", manifestó.

Afirmó que la entrega del centro a los soldados lisiados, es algo que hay que agradecerle a toda la Nación, al Presidente y al Ejército".

"Amo mi institución y la milicia nunca se pierde. A uno se le eriza el pellejo el Día del Ejército. Y respeto a mis lanzas que están en el área en combate, un gran saludo a ellos", dijo por último Argumedo.

Fuente: Presidencia de la República.
Editado por Dario López on
Entre o registrese para comentar